La UE tiene pendiente de cerrar cinco acuerdos comerciales en este 2018.

2018, año clave para los acuerdos comerciales de la UE

El cierre de cinco acuerdos de libre comercio está marcando la agenda económica de la Unión Europea en este 2018.

Si en 2017 se produjo la firma del acuerdo comercial con Canadá, 2018 se considera un año crucial para concluir las negociaciones con México y Mercosur -Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay-. Además, la UE espera obtener este año la ratificación final de los acuerdos ya cerrados con Japón, Singapur y Vietnam.

El proceso de negociación con Mercosur se ha acelerado desde 2017 y la intención de ambas partes es concluir antes del verano de 2018. Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay suponen conjuntamente la séptima economía del mundo con 260 millones de consumidores. Juntos son el décimo mayor destino de exportación de la Unión Europea, que es también el mayor inversor extranjero en el área. Aún así, estos cuatro mercados están relativamente cerrados con altas barreras (arancelarias y no arancelarias), lo que ofrece a la Unión Europea una ventaja de primer jugador si cierra este acuerdo.

Eliminar las barreras comerciales y ayudar a las empresas europeas, especialmente a las más pequeñas, a exportar más; fortalecer los derechos laborales y la protección del medio ambiente; mantener altos estándares de seguridad alimentaria y proteger los productos de alimentación y bebidas de calidad de la UE de imitaciones son algunos de los objetivos que defiende Bruselas en estas negociaciones.

En cuanto a la revisión del tratado vigente con México desde el año 2000, la intención de las partes es tener un texto final del acuerdo a finales de año, después de que el pasado mes de abril se llegase a un acuerdo inicial. Prácticamente todo el comercio de bienes entre la UE y México pasará a estar libre de impuestos, también en el sector agrícola. Además, se establecen procedimientos aduaneros más simples que beneficiarán a la industria europea, incluso en sectores como productos farmacéuticos, maquinaria y equipos de transporte.

En la actualidad, la Unión es el tercer socio comercial en bienes de México, país que cuenta con 128 millones de habitantes.

Acuerdos pendientes de ratificación

Las negociaciones sobre el Acuerdo de Asociación Económica con Japón finalizaron en diciembre de 2017, aunque continúan las conversaciones sobre la protección de inversiones.

Según un informe de Crédito y Caución, se prevé que el proceso de aprobación por parte del Consejo y el Parlamento Europeo del acuerdo, que abrirá este mercado especialmente a los sectores de alimentación, automoción, consumo duradero, construcción, maquinaria y químico-farmacéutico, se produzca este verano.

En cuanto a las negociaciones sobre la protección de inversiones, los negociadores de Japón y la UE se reunieron a finales de abril, quedando pendiente de resolver el mecanismo para resolver disputas de protección de inversiones. Sin embargo, la intención de las partes es concluir las negociaciones rápidamente, estando prevista la próxima reunión en Bruselas antes del receso de verano.

Japón es la tercera economía más grande del mundo con 127 millones de consumidores y el sexto mayor mercado de exportación de la Unión Europea.

Por su parte, las negociaciones con Singapur concluyeron en 2014, pero el acuerdo está pendiente de la ratificación por parte de las autoridades comunitarias y los parlamentos de los Estados miembros.  El Tratado de Libre Comercio y Acuerdo de Protección de Inversiones con el país asiático elimina casi todos los derechos de aduana y reduce la burocracia, con el objetivo de mejorar el comercio de productos electrónicos, alimenticios y farmacéuticos. Se espera que el acuerdo aliente a las empresas europeas a invertir más en Singapur y a las compañías de Singapur para que inviertan más en la UE.

En cuanto al acuerdo con Vietnam, que se cerró en 2016, permitirá a exportadores e inversores de la UE acceder a un mercado de rápido crecimiento de 90 millones de personas y consolidar así su presencia en una de las más regiones dinámicas en el mundo.  La Unión Europea tiene una balanza comercial negativa con Vietnam y es, asimismo, uno de los mayores inversores extranjeros en el país.

En resumen, con la aceleración de estas negociaciones la Unión Europea manda un mensaje claro: su intención de remover las barreras al libre comercio y su rechazo al proteccionismo económico.

Las relaciones comerciales de la UE en datos.

 

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!