5 claves a la hora de preparar nuestra salida al exterior

Como saben tengo la suerte de asistir durante el curso a multitud de eventos relacionados con la internacionalización en sus diferentes etapas y cambiar impresiones con ejecutivos y empresarios.

Estas conversaciones se revelan como una magnífica oportunidad de tomarle la temperatura a nuestro sector exterior y conocer cuáles son los principales retos a los que nuestras empresas se enfrentan a la hora de emprender o consolidar su viaje por los mercados internacionales.

De una manera muy generalista podríamos identificar 5 cuestiones clave a la hora de preparar nuestra salida al exterior.

  1. Capacidad de nuestras operaciones, independientemente de a qué nos dediquemos, para copar con un previsible aumento de la demanda si tenemos éxito en la promoción de nuestros productos y servicios.
  2. Entorno socioeconómico, marco regulatorio, política aduanera, etc.… de nuestro mercado objetivo. Debemos conocer en profundidad, o por lo menos contar con asesoramiento experto, estos factores externos a nuestra compañía y que, de no hacerlo, pueden hacernos fracasar y poner en peligro la continuidad no solo de la salida al exterior si no la de toda la organización.
  3. Dimensiones del mercado en cuanto a extensión geográfica, estructura de los canales de distribución, entorno competitivo
  4. Compromiso de la Alta Dirección de nuestra organización con el proceso de internacionalización de la compañía.
  5. Organizar los procesos, política de recursos humanos, eficiencias en la cadena de valor enfocados a fortalecer nuestra competitividad exterior.

Enumerar estos cinco puntos es sencillo pero su desarrollo e implantación requieren, como es lógico, un gran esfuerzo y dedicación por parte de todos los implicados.

Ahora bien.

Seguro que la gran mayoría de Ustedes, por no decir todos, estarán pensando que lo cinco puntos anteriores no son otra cosa que un intento burdo de camuflar los 5 factores que influyen en el devenir de una guerra que enumera Sun Tzu en “El Arte de la Guerra”…y tienen toda la razón.

Lo que pretendo con esto es algo tan sencillo cómo poner de manifiesto que disponemos de la gran mayoría de las herramientas y de conocimientos necesarios para internacionalizarnos y que aunque la salida (y permanencia) al exterior no sea algo fácil ni banal podemos aumentar en gran medida nuestras oportunidades y mitigar las amenazas si hacemos los deberes y estudiamos durante el curso…y de esa manera nos evitaremos recuperar en verano.

Les deseo un estupendo verano y que disfruten de sus merecidas vacaciones.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!