Cinco medidas que las empresas tienen que tener en cuenta para afrontar la crisis de la Covid-19

El efecto de la Covid-19 está produciendo grandes impactos económicos a nivel global. Por ello, desde la división de Corporate Bank de Deutsche Bank, especializada en dar servicios integrales a corporaciones y empresas, han enumerado cinco aspectos clave tales como liquidez, relaciones con las entidades de crédito, localización del capital, financiación y cadena de suministro, que conviene que las empresas tengan en cuenta en tiempos de incertidumbre.

1. Liquidez, test de estrés y crédito bancario

Lo primero es analizar mediante un ‘test de estrés’, el tiempo y las condiciones en las que puede resistir la empresa en un escenario como el actual.
En este punto debemos, en primer lugar, analizar y evaluar cuánto tiempo pueden resistir las fuentes de liquidez de nuestra empresa este entorno de estrés prolongado. Para ello, hay que determinar cuáles son las necesidades diarias de liquidez, los gastos fijos en los que se incurre todos los meses e identificar la liquidez necesaria.
Así mismo, también existe la posibilidad de que la compañía tenga que hacer frente a una disminución drástica en sus ingresos. Es necesario, por tanto, planificar cuántos meses se puede hacer frente a esta situación a través de las diversas fuentes de liquidez de las que dispone la empresa, así como administrar la liquidez necesaria a través de retrasos en los ingresos a corto plazo.
Otras sugerencias interesantes pueden ser: aumentar el tamaño de los créditos revolving o financiaciones de pagos y cobros siempre que esto sea posible, determinar cuáles son las fuentes alternativas de liquidez disponibles, evaluar el coste de acceder a financiación en el extranjero o establecer escenarios para dibujar líneas bancarias.
La empresa, además, deberá identificar cómo la disminución de las ventas en las regiones más afectadas puede impactar en los dividendos de la compañía.

2. Relaciones bancarias y riesgos

En cuanto a las relaciones con los bancos, es importante tener una comunicación frecuente con las entidades financieras para conocer de primera mano la capacidad de financiación a la que pueden hacer frente si los mercados de capital se resienten. Hay que acordar procedimientos de respaldo financiero alternativos por si hubiera problemas para acceder al sistema y evaluar los posibles cambios futuros en las disposiciones de crédito.
Destacamos, así mismo, que otra medida adecuada es la de identificar uno o más bancos capaces de procesar los pagos con el fin de diversificar.
No solo hay que prestar atención a las relaciones con los bancos y al análisis de su situación. También es imprescindible considerar las medidas tomadas por el Gobierno en relación a la liquidez financiera y comprender la fuerza del respaldo que proporciona el sistema público al sistema bancario.

3. Asignación y estructura del capital

El modelo estratégico sobre inversión y asignación de capital que se haya hecho en la empresa antes del impacto del Covid-19 tiene que volver a ser analizado y examinado de nuevo, ya que las previsiones han cambiado drásticamente para este nuevo entorno de incertidumbre y volatilidad económica.
Por eso, hay que revisar elementos como los saldos de caja para situaciones de estrés, la liquidez y el riesgo de la cartera de inversiones (deterioro de valor, impagos…), las compras de equipamientos, las vulnerabilidades en la estructura de capital, la exposición a las divisas, la gestión del efectivo, etcétera.
También es necesario revisar la política de dividendos; las recompras, tanto de deuda como de acciones, según el nuevo enfoque de riego-oportunidad; o el nuevo equilibrio entre deuda a interés fijo y a interés variable.

4. Financiación

En cuanto a la financiación, dada la situación global actual, recomendamos a la empresa evaluar su capacidad para financiar los vencimientos a corto plazo…así como analizar su situación de solvencia para poder hacer frente a demandas de liquidez inesperadas, como pueden ser litigios, interrupciones en la cadena de suministros, fusiones o adquisiciones, etcétera.
Por otra parte, siempre que se pueda, hay que intentar equilibrar las obligaciones de vencimiento a corto plazo con la oportunidad de refinanciar vencimientos a más largo plazo, y vigilar el acceso y el coste de los mercados de financiación alternativos en todas las zonas geográficas asesorándose con los especialistas en negocio internacional.

5. Cadena de suministro

La cadena de suministro y la situación de los proveedores son puntos vitales a tener en cuenta durante la situación actual de crisis por el Covid-19. La empresa tendrá que hacer frente a varias problemáticas.
En primer lugar, necesita hacer una evaluación completa de la situación. Esto incluye analizar el impacto del virus en el riesgo y en el perfil crediticio y comercial de los proveedores y distribuidores más importantes. Una vez hecho ese análisis y habiendo identificado posibles cuellos de botella a solucionar, la empresa tiene que alinear sus planes de contingencia con los distintos actores, evaluando las opciones de apoyo financiero disponibles para proveedores que se enfrenten a riesgos de liquidez.
La empresa también debe valorar cuáles son los riesgos derivados de una posible escasez, deterioros y cancelaciones de pedidos. Además, tiene que analizar su grado de preparación para hacer frente a un escenario de interrupción en la cadena de suministro, debido a, por ejemplo, cierres de instalaciones, problemas en el transporte, etcétera.

 

Deutsche Bank

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!