Perspectivas y herramientas para la empresa exportadora en un entorno post-covid

De los muchos desafíos a los que tendrán que hacer frente las empresas españolas tras la COVID-19, recuperar los niveles de exportación previos a la pandemia es uno de los más complejos. Los problemas de liquidez provocados por el parón de la actividad pueden derivar en insolvencias y esto también tendrá implicaciones decisivas en su actividad exportadora a medio plazo.  La recuperación, no obstante, debe ser una prioridad tanto para la Administración como para las propias empresas. La primera, habilitando líneas de financiación extraordinarias como la de la Agencia de Crédito a la Exportación Española (ECA) que ha movilizado un nuevo tramo de 1.000 millones de euros en créditos para empresas españolas exportadoras o con un proyecto de internacionalización concreto que se han visto afectadas por la crisis sanitaria de la COVID-19.

Las segundas, dominando las herramientas necesarias para dar ese salto con total garantía y dejándose asesorar por expertos.

El próximo 10 de diciembre tendrá lugar el webinar “Perspectivas y herramientas para la empresa exportadora en un entorno post-covid” en el que se abordarán las principales claves a tener en cuenta por las empresas para acelerar la recuperación de sus exportaciones tanto dentro como fuera de la Unión Europea.

Hay elementos, como la documentación, la logística y el transporte, la regulación e idiosincrasia del país de destino o la importancia de los socios o compañeros de viaje que seguirán siendo de vital importancia. Otros son todavía inciertos, como los cambios que la actual crisis puede ocasionar sobre la desglobalización, como el previsible aumento del teletrabajo, la digitalización o la inteligencia artificial. Además, todavía está por ver hasta cuándo nos acompañarán las restricciones a la movilidad.

Las empresas pueden por otra parte, replantearse los riesgos que supone depender de suministros procedentes de localizaciones geográficas alejadas. Por el contrario, algunos de estos cambios pueden transformarse en oportunidad, como la potencial vuelta a la producción en los países más próximos. Este factor competitivo puede beneficiar a España en el entorno de la Unión Europea.

El reto, de nuevo, consiste no solo en preparar un marco adecuado que favorezca las exportaciones de nuestras empresas sino en dotarlas de las herramientas que les permitan sortear las incertidumbres y aprovechar las oportunidades del mundo post-covid.

 

 

 

Deutsche Bank

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!