África y las oportunidades para las empresas españolas

África es el epicentro global del desarrollo urbano y muchas de sus ciudades experimentarán un crecimiento económico sin precedentes en las próximas décadas. A día de hoy, 42% de los africanos, unos 500 millones de personas, viven en centros urbanos. En las próximas décadas este número superará los 1.400 millones. Sólo en Nigeria, las principales ciudades absorberán a unos 189 millones de personas más.

La transición de pasar de una economía predominantemente rural a una urbana conlleva importantes cambios y retos, entre ellos una creciente demanda de empleo, servicios e infraestructuras. Al mismo tiempo, esta transformación ofrece amplias oportunidades para las empresas internacionales de cara a facilitar este proceso de cambio. ¿Cómo puede la inversión internacional convertirse en el catalizador de esta transición y apoyar el crecimiento sostenido de la economía africana?

En las últimas dos décadas, la inversión en infraestructuras en África ha experimentado un crecimiento considerable, siendo la inversión privada la que avanza a un ritmo mayor que la pública. La entrada de capital privado está ayudando a desarrollar unas infraestructuras de nueva generación que tendrán un impacto transformador sobre la vida de millones de personas. En Etiopía, por ejemplo, el proyecto para construir una nueva red ferroviaria no hubiera sido posible sin el apoyo financiero, técnico y directivo de empresas de países como China, Brasil, Turquía o India.

Se estima que el coste anual para financiar el déficit en infraestructuras en África es de 93.000 millones de dólares (unos 82.000 millones de euros). La vertiginosa urbanización de África en las últimas décadas y el crecimiento de sus principales ciudades supone que, además, las naciones del continente tendrán que presupuestar una mayor inversión para su creciente población, así como para el mantenimiento de las infraestructuras ya existentes.

En estos momentos se detectan importantes y nuevas oportunidades para empresas españolas en países como Angola, Camerún, Senegal, Costa de Marfil, Tanzania, y Uganda, entre otros. En concreto, estás naciones están demandando, de manera urgente, infraestructuras sociales, ferroviarias y agroindustriales.

Las empresas españolas deben seguir varios pasos para participar en proyectos de infraestructura en África e internacionalizar sus productos o servicios a este continente. Para operaciones de este tipo, con un alto grado de complejidad e incertidumbre, es necesario contar con la ayuda de una entidad que financie a las empresas proveedoras de servicios y bienes. A través del apoyo de la banca, las empresas pueden optar a estos contratos y tienen la oportunidad de desarrollar su know how y poner su tecnología e innovación en el mercado africano.

Las empresas españolas gozan de muy buena reputación en el continente africano, son bien recibidas y valoradas y tienen una ventaja competitiva de entrada con respecto a compañías de otros países. Si a esto le añadimos un altísimo nivel en tecnología y know-how, que es precisamente lo que demanda África, nuestras empresas se encuentran en una inmejorable posición para aprovechar las oportunidades ahora mismo presentes en el continente y exportar a esta gran región, con un mayor crecimiento.

En la actualidad, según el Banco Africano de Desarrollo, dos tercios de las inversiones en infraestructuras urbanas requeridas hasta 2050 todavía están por materializarse. Existe una ventana de oportunidad para que las empresas españolas se sumen a este objetivo y ayuden a diseñar el futuro del continente, pero esta se está volviendo cada vez más estrecha.

 

Deutsche Bank

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!