Ahora, ¿qué va a pasar?

Quizá les suene el título de este post, aunque lo más seguro es que no. Hace 13 meses subimos un post con el mismo título a este mismo blog en el que intentábamos arrojar algo de luz sobre lo que este apasionante 2016 nos depararía.

El 2016 ha sido otro año récord para nuestra actividad exterior. Si bien la demanda interna ha tirado más de la actividad de nuestras compañías que en ejercicios anteriores hemos vuelto a alcanzar cotas de internacionalización inimaginables en los años más falsamente boyantes de nuestra burbuja en los que nos instalamos en una casi autarquía voluntaria.

Este 2016 nos ha colocado en una situación novedosa en España en lo político y social, ámbitos de la vida ciertamente entrelazados con la actividad empresarial. Una colación blanda en minoría con necesidad de negociar cualquier cuestión legislativa y un entorno internacional en el que se están sucediendo cambios que nos van a afectar de alguna manera u otra.

Empezando por las elecciones en EE.UU. y la victoria del Presidente Trump a lomos de un mensaje rompedor y polémico que podía tacharse de populista. El auge de este tipo de movimientos en Europa y otras partes del mundo, el Brexit, la inestabilidad en Oriente Medio y el flujo masivo de refugiados, el giro al este y la islamización de Turquía y el aterrizaje paulatino de la economía China… . Como ven tenemos por delante un 2017 lleno de retos y nuevas (o no tan nuevas) vicisitudes.

Sin embargo, el esfuerzo y la opción internacional no deben abandonarse a pesar de todo lo anterior. Quizá todo lo contrario. Las posibles dificultades en algunos mercados no han de ser más que un aliciente a la hora de buscar oportunidades para diversificarnos contando, además, con el trampolín de una demanda interna estable y en aumento.

Les deseamos unas Felices Navidades y un 2017 lleno de éxitos.

 

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!