Aterriza como puedas

Uno de los análisis que debemos hacer a la hora de salir al exterior es contraponer los costes en los que vamos a incurrir contra el control que queramos tener de nuestras operaciones en el exterior.

De manera general debemos asumir que a mayor deseo (¿necesidad?) de control de nuestras operaciones internacionales nuestros costes también lo serán así indefectiblemente.

Si ordenásemos estas dos variables en dos ejes de  coordenadas encontraríamos que las opciones que nos ofrecen mayor control son aquellas que implican una implantación directa en nuestros mercados de destino.

Esta implantación puede ir desde una oficina de representación hasta una compleja organización empresarial con multitud de departamentos, áreas, funciones etc… que se pueda convertir en una nueva cabecera regional que pueda atender, a su vez, a distintos mercados regionales.

Gran parte de las empresas españolas abordan estos últimos escalones de la internacionalización mediante la adquisición de compañías en el extranjero. La casuística en este caso es amplia y casi infinita en cuanto  al tipo de compañías y la situación en la que se encuentran.

Como norma general nos tendremos que enfrentar a recelos, ideas preconcebidas y situaciones que no son lo que en un principio parecen y que nos supondrán retos adicionales a los que en un principio se plantearon.

Parece que, lo más razonable, a la hora de ganarse a los equipos es evitar aproximaciones bruscas y no entrar como un elefante en una cacharrería. Ya bastante complicado es integrar a personas nuevas en nuestros equipos cómo para intentar acelerar el onboarding de una compañía entera y que la transición de una cultura a la otra, de unas formas de hacer a las otras y de un entorno conocido a otro desconocido se produzcan de una manera que, cuanto menos, sea la adecuada.

Sin embargo, hemos de estar vigilantes a la hora de detectar señales que nos indiquen situaciones de peligro inminente o próximo para que podamos reaccionar a tiempo para evitar un aterrizaje tan brusco que nos estrelle.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!