idea

Business Angels caídos del cielo

Las buenas ideas son, sin duda alguna, la base de un proyecto empresarial sólido. Pero para que esas ideas puedan desarrollarse, es indispensable contar con los recursos necesarios. Gracias a las nuevas formas de comercio, el sector tecnológico es quien está a la cabeza en cuanto a la creación de startups. El objetivo de todas ellas es llegar a ser un referente, y como no,  crecer y expandirse; por eso, debemos definir qué tipo de apoyo nos conviene según el caso. Entre las distintas vías de financiación, vamos a resaltar la de los Business Angels, esos padrinos inversores que además del capital financiero, aportan sus conocimientos de una forma útil para el crecimiento de la sociedad que financian.

Así como los fondos de capital de riesgo, los pledge fund y los family office tienen cabida en una etapa de madurez del negocio, los business angels son una buena opción para los comienzos debido a su carácter de mecenazgo y a su perfil transversal.

¿Dónde está mi Business Angel?

Existen dos principales vías de acceso a este tipo de inversores. Para algunos, lo más sencillo resulta buscarlos en su entorno de amigos o familiares, si este no es tu caso, siempre puedes contar con alguna de las redes de business angels existentes. Una de ellas es, Aeban, cuyo objetivo principal es la colaboración en el intercambio y la promoción de proyectos de inversión en nuestro país, además de servir de foro de intercambio de información y experiencias entre los diferentes representantes de redes de business angels, administraciones públicas o cualquier otra institución interesada.

Una vez definido el perfil de nuestro inversor ideal, hay que disponer de una buena estrategia. Antes de presentar tu proyecto es conveniente tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Haz una valoración justa de la empresa, ni excesiva ni demasiado baja.
  • Cuida el formato visual de tu presentación, se recomienda no exceder los tres minutos.
  • Presenta tus objetivos de manera clara y concisa.
  • Desarrolla tu plan financiero: detalla los aspectos económicos, los canales de distribución y el análisis de proveedores y clientes.
  • Analiza la capacidad de crecimiento y las posibilidades de internacionalización, para ello deberás realizar primero un análisis externo poniendo especial atención en la competencia, sin descuidar el análisis interno consistente en recopilar datos de cada una de las áreas o departamentos: producción, marketing, organización, recursos humanos y finanzas.
  • Transmite los valores y aptitudes del equipo, si lo tuvieses.

Si confías en tu proyecto, tienes todo de tu lado para conquistar a los socios más adecuados y hacerlo con datos objetivos.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!