Crecimiento económico sostenido en la segunda mitad de 2018

Crecimiento económico sostenido en la segunda mitad de 2018

  • Los analistas de Deutsche Bank esperan que se mantenga la tendencia en el ritmo de crecimiento mundial para los próximos meses, situándose el crecimiento mundial en 3,9% para el 2018
  • No se espera una recesión para Estados Unidos, a pesar de que ha experimentado el periodo de expansión más largo de la historia. Lo mismo para el caso europeo, que sigue mostrando datos de solidez y una expansión continuada

Le economía mundial ha seguido creciendo a buen ritmo en el primer semestre del año, y los analistas de Deutsche Bank esperan que mantenga esta tendencia en los próximos meses. Buenas noticias para el mundo empresarial. La realidad económica ha superado, de momento, las disputas comerciales mundiales y la reaparición de tensiones políticas en la zona euro, y la primera mitad de 2018 nos ha brindado un crecimiento sincronizado en, prácticamente, todas las regiones y continentes, por primera vez en mucho tiempo.

Se confirman las previsiones de nuestros analistas, que consideraban a principios de año que la actividad económica se mantendría sólida, pese a las incertidumbres geopolíticas. Así ha resultado ser: cuatro de cada cinco economías prevén crecer más de un 2% este año. Los analistas del banco consideran que el PIB mundial crecerá un 3,9% tanto en 2018 como en 2019.

La primera economía del mundo, Estados Unidos, está cerca de alcanzar el periodo de expansión más largo jamás registrado. Aun así, los analistas de Deutsche Bank consideran que las probabilidades de una recesión en los próximos 12 meses son muy bajas. El fuerte crecimiento estadounidense parece continuar en el segundo semestre: los principales indicadores de empleo y producción apuntan a una economía robusta. De esta manera, la previsión del banco es que el crecimiento del PIB alcance el 2,7% para todo el año. El impulso en el PIB tendrá como protagonista al robusto consumo interno al que se sumarán los efectos de la reforma fiscal, la desregulación y el mayor gasto público. El entorno de pleno empleo no parece presentar altos riesgos inflacionistas. El escenario base es que cualquier aceleración futura en los costes laborales será moderada, en un entorno en el que unos mayores niveles de empleo no implican necesariamente repuntes inflacionistas. Para 2019, la previsión de crecimiento es del 2,4%.

Los datos económicos en Europa siguen mostrando solidez y los índices de gestores de compras indican la continuidad de la expansión. El miedo a la guerra comercial y la incertidumbre política, especialmente en Italia, explican una actividad algo más débil en el primer semestre del año en la zona euro, pero la mayoría de señales del mercado laboral siguen siendo estables y sigue creciendo el consumo. Las encuestas de capacidad productiva indican que la inversión también debería seguir impulsando el crecimiento aunque el alza de los precios del petróleo haya restado algunas décimas al mismo. Para los próximos meses, los expertos de Deutsche Bank consideran que en la segunda mitad del año habrá presiones a la baja sobre la cotización del crudo, por los aumentos de producción en EEUU y la reapertura de los puentes libios. Nuestra previsión a 12 meses para el crudo WTI se mantiene en 60$ por barril.

Las disputas comerciales siguen siendo el mayor motivo de preocupación, tanto para los inversores como para muchos empresarios. Por tanto, aunque todavía no hay se puede cuantificar el impacto, al no estar claras las medidas que se van a poner en marcha, no se puede negar que el desarrollo económico en general, y en particular las exportaciones a Estados Unidos sufren con cualquier escalada del proteccionismo. Esta situación podría derivar en una menor contribución neta del sector exterior al crecimiento. Aun así, Deutsche Bank prevé que la Eurozona tenga un crecimiento del PIB del 2,2% este año, y del 1,9% en 2019. 

Aún en Europa pero fuera de la zona euro, nuestra previsión es que el Reino Unido cierre el año con un crecimiento del 1,4%, con una ligera desaceleración, según muestran los datos recientes de PIB y los indicadores de confianza. Deutsche Bank espera que su crecimiento en 2019 sea del 1,6%.

En Asia, la economía japonesa se beneficia de un fuerte crecimiento del empleo y el sostenido consumo interno de China ayuda a mantener una actividad elevada, pese a la reducción del endeudamiento y los temores comerciales. Deutsche Bank prevé también que la mayoría de las economías emergentes resista una política monetaria más agresiva en EEUU, con un fuerte crecimiento en la India y países de la ASEAN. Las estimaciones apuntan a que Rusia y Brasil seguirán registrando tasas de crecimiento más moderadas.

¿Qué impacto tiene este escenario en la evolución de las divisas, un factor clave para los exportadores? La opinión que mantenía Deutsche Bank a principios de año (contra la opinión del consenso) se ha confirmado, con una apreciación sostenida del dólar, sobre todo debido a los fuertes diferenciales de tipos y crecimiento entre EEUU y otras economías desarrolladas. La previsión de la entidad a 12 meses se mantiene en 1,15 USD/EUR, lo que implica solo pequeñas ganancias del dólar a partir de niveles actuales.

Más información sobre las perspectivas económicas de Deutsche Bank para el tercer trimestre de 2018.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!