El ajuste en la cotización del yuan chino

Llevamos un mes de agosto, con bastantes noticias económicas. Algunas ya se esperaban desde hace un tiempo (la negociación y aprobación el tercer memorándum de entendimiento para el rescate a Grecia o la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2016), pero recientemente se ha producido otra noticia menos esperada, que ha sido la devaluación del yuan chino, que ha provocado turbulencias en los mercados a corto plazo con la caída de las bolsas de la mayoría de países tanto emergentes como desarrollados.

Queremos compartir nuestras reflexiones sobre los efectos de esta noticia con todos los lectores del Blog de Jump! que se preguntarán, “¿qué efecto tiene esto en nuestras pymes?”. Como en tantas cuestiones económicas, la respuesta no es ni sencilla ni automática, pero lo más claro y evidente a corto plazo es que las empresas que exportan a dicho país notarán un efecto negativo (cobran en una moneda con menos valor, y los consumidores chinos pierden valor adquisitivo) y las que importan de China notarán un efecto positivo (tendrán su mercancía a un precio más bajo al denominarlo en euros, con lo que podrán tener un mayor margen u ofrecer un precio más bajo a sus compradores).

Lo que también está claro tras este movimiento inesperado es la evidencia y necesidad de contratar siempre coberturas para mitigar, ya sea mediante un seguro de cambio o un derivado, el riesgo de tipo de cambio al operar en cualquier moneda extranjera.

De todas formas, pese a estos efectos a corto plazo que pueden ser adversos para algunas empresas, creemos que el efecto a medio y largo plazo va a ser globalmente positivo, dado que se introduce en el mecanismo de tipo de cambio del yuan una menor intervención del Banco Popular de China (BPC) y una mayor influencia de las fuerzas del mercado. Según el FMI, esto nos a que en unos pocos años tenga un sistema de tipo de cambio flotante, completamente de mercado y sin intervención (la forma más eficiente de fijar los precios) aunque esta decisión tendrá influencias políticas y no solamente económicas dado el sistema que impera en dicho país. Que una parte del mundo tan importante en términos demográficos y, cada vez más también económicos, siga dando pasos hacia una economía totalmente de mercado son siempre buenas noticias aunque causen turbulencias a corto plazo.

Seguiremos comentando los diferentes movimientos para ayudaros a entender su posible influencia… y no dejaremos de ser pesados e insistir en la conveniencia de mitigar en la medida de lo posible con los instrumentos financieros a nuestro alcance el riesgo de tipo de cambio en cualquier exposición, directa o indirecta, a monedas extranjeras. Esto permite a la pyme concentrar todos los esfuerzos en conseguir un mejor producto o servicio y venderlo a un mercado lo más amplio posible en lugar de preocuparse por movimientos en el mercado de divisas.

Os dejamos a continuación para ampliar el tema los comentarios técnicos y de influencia en los mercados de nuestro compañero Diego Jiménez-Albarracín, responsable de Renta Variable del Centro de Inversiones de Deutsche Bank:

 

Devaluación del Yuan

Durante los tres últimos días, el Banco Central chino ha aparcado su estricta política intervencionista en materia de divisas. Con esta medida la cotización del Yuan ha caído en estos días un 4,6% respecto al dólar. Los mercados se han visto envueltos en una ola de volatilidad que ha vuelto a descarrilar las bolsas tanto emergentes como desarrolladas y a poner presión sobre los precios de las materias primas y sobre el resto de divisas emergentes, especialmente las de la zona de Asia Pacífico.

El impacto sobre China ha sido muy suave y nuestros economistas no han modificado sus previsiones de crecimiento. El Gobierno chino tiene munición suficiente para controlar el mercado (más de 3 billones y medio de dólares) con lo que no esperamos que deje la situación a merced del mismo.

 

Impacto en países desarrollados

El impacto directo en crecimiento e inflación en EEUU y Europa será muy limitado. Nuestros analistas calculan que una depreciación del 10% en el Yuan apenas rebajaría una décima el crecimiento y las previsiones de inflación en Norteamérica mientras que en Europa no tendría impacto por el efecto de la política expansiva del BCE sobre el euro.

La medida en sí tampoco debería afectar la decisión de la FED sobre la subida de tipos aunque la inestabilidad que ha creado en los mercados sí podría retrasar la medida al menos hasta octubre o incluso diciembre.

En cuanto a las bolsas, creemos que seguirá habiendo cierta presión sobre las empresas con mayor exposición al mercado chino y por tanto las bolsas periféricas saldrán reforzadas. La volatilidad y el bajo volumen negociado en estas fechas están haciendo sobrerreaccionar a los mercados y cuando llegue la calma veremos cómo las estimaciones de los beneficios de la mayoría de las grandes empresas europeas apenas sufren variaciones.

 

Recomendación

No valoramos, de momento, ninguna actuación en las carteras ya que nuestra exposición tanto a China como al resto de emergentes es muy reducida y no creemos que el fondo del mercado haya cambiado y nos sigue pareciendo positivo para las bolsas desarrolladas, en particular para las europeas.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!