El Brexit perturba el comercio entre UK y la UE

El comercio de Reino Unido se enfrenta a retos sin precedentes. El pasado año, la pandemia perjudicó la demanda interna y externa del país, así como las restricciones a la hora de viajar o la interrupción de los flujos fronterizos en un momento donde había mucha incertidumbre en torno a la futura relación comercial con la UE. La firma del Acuerdo de Comercio y Cooperación mejoró las perspectivas de 2021 y, por consiguiente, dejó vía libre para seguir comercializando mercancías, pero seguían activas las barreras no arancelarias en forma de burocracia aduanera que perjudicaban los flujos comerciales, llegando a niveles nunca vistos desde 2016.

Al comparar los datos de los últimos doce meses con los de 2018, el último año antes de que la activación de los plazos clave del Brexit comenzase a contribuir a la volatilidad, se aprecia una caída del 18,9% de los intercambios con la Unión Europea, frente al 9,1% con el resto del mundo. Cabe destacar en relación con los datos del primer trimestre de 2021, que por primera vez desde que hay registros, el valor de las importaciones de Reino Unido en mercados extracomunitarios superaron a las compras a la UE.

El comercio global de Reino Unido cayó un 16% en el primer trimestre de 2021 en comparación con el cuarto trimestre de 2020. Aunque en gran medida esta evolución es reflejo de la pandemia, el impacto que puede atribuirse al Brexit es notable. De hecho, el comercio con la Unión Europea descendió de forma más intensa (22,4%), con caídas generalizadas en todos los países socios. Los intercambios con Alemania y Francia se redujeron un 22,4% y un 26,1%, respectivamente. El comercio con Irlanda fue el que más se contrajo (37%).

Según los últimos datos de las Cámaras de Comercio británicas, el 41% de las empresas han sufrido una caída de ventas en el primer trimestre. Además, las exportaciones son históricamente bajas y se están deteriorando. Un claro ejemplo son las empresas minoristas y mayoristas, que han visto como sus exportaciones caen hasta el 60% y se añade un gasto más derivado de los retrasos en la cadena de suministros del sector manufacturero.

La caída del comercio internacional británico está encabezada por los combustibles, cuyas exportaciones se redujeron un 37,6% interanual. A pesar de un periodo de gracia en las normas de origen para muchos productos de maquinaria y equipos de transporte, que suponen un tercio de las exportaciones británicas a la Unión Europea, los mayores costes administrativos y la incertidumbre normativa provocaron una contracción del 19,8%, lo que supone casi la mitad del descenso de los flujos comerciales. De acuerdo con la cláusula de origen, el comercio de mercancías solo está libre de aranceles si al menos el 50% del valor se crea en Reino Unido o la Unión Europea.

 

Crédito y Caución

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!