El riesgo de mayor proteccionismo sigue siendo bajo

A pesar de que hemos visto una escalada en las tensiones, especialmente en Estados Unidos y China, en Deutsche Bank seguimos viendo un escenario de bajas probabilidades de una guerra comercial.  A pesar de que el Presidente de Estados Unidos continúa con su agenda proteccionista ‘America First’ y se escalan las tensiones en el comercio internacional.

Estas tensiones pueden tener diferentes resultados, dependiendo de las medidas que al final sean implementadas en cada lado. Nuestra expectativa inicial es un escenario ‘light’ de guerra comercial, con medidas que sean más que cosméticas pero con un impacto limitado en los valores macroeconómicos (tanto para China como para Estados Unidos una bajada del PIB de 0.1-0.2 puntos básicos).

El escenario más ‘heavy’ tendría un impacto mucho mayor en la economía. Involucraría algo más cercano a incrementar los aranceles en todos o en gran parte de las importaciones a Estados Unidos desde China. Los analistas de Deutsche Bank ven este escenario como posible pero improbable, precisamente por el impacto macro que puede tener y el impacto mundial en las exportaciones.

Uno de los motivos por los que no se aprecia un escenario más agresivo es porque Estados Unidos tiene menos espacio –tanto fiscal como monetario–para responder a un impacto negativo en el crecimiento de la economía. La alta deuda pública, las políticas de tipos de interés y las tasas de los bonos cercanas a cero, son algunos de los factores que ejemplifican este menor margen.

Por ello, en Deustche Bank se ve solamente un riesgo moderado de un escenario en la escalada en las tensiones retóricas se materialicen. Además, en las  últimas declaraciones, se observa que el tono de ambas partes es más conciliador, se han dejado de lado los mensajes duros, que son más conflictivos.

Sumado a ello, el Congreso de Estados Unidos parece no estar dispuesto a aceptar más medidas, los dos partidos están presionando para retroceder los cobros fronterizos. Los negocios estadounidenses también están empujando por ello y la administración de Estados Unidos es muy sensible a los mercados de capitales que son vulnerables a una escalada en las tensiones.

Sin embargo, se espera que las tensiones en este sentido –y la llamada Guerra Comercial– siga en el radar por varios meses más, es un tema del que se debe de estar pendiente. Sobre todo, si se pretende realizar (o se está realizando ya) alguna exportación o importación de los países que ahora mismo se ven más involucrados: Estados Unidos y China.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!