comercioalemaniayeeuu

El superávit de comercio Alemán con Estados Unidos en sectores clave.

Eric Heymann, analista de Deutsche Bank especializado en sectores industriales, hace un repaso sobre los sectores en los que la relación comercial entre Estados Unidos y Alemania tiene un superávit.

En 2017, Alemania tuvo un superávit de aproximadamente 50.000 millones de euros con los Estados Unidos. Las exportaciones alcanzaron los cerca de 111.000 millones de euros, comparado con las importaciones de aproximadamente 61.000 millones de euros. Ha sido el segundo mayor superávit en la relación de comercio internacional entre Estados Unidos y Alemania. Si se compara con el superávit de 2011, el superávit casi se dobló.

Alemania ha tenido un superávit con los Estados Unidos en sectores relevantes.

superavit

Fuente: Estadísticas de la Oficina Federal

Si tenemos en cuenta que la cuota total de las exportaciones de Alemania, los Estados Unidos fueron el mercado clave para Alemania el año pasado (seguido de Francia, China y Holanda). En cuanto al volumen total del comercio exterior, por ejemplo sumando las importaciones, los Estados Unidos ocupan el tercer puesto en las relaciones comerciales (detrás de China y Holanda pero por encima de Francia).

Desde la perspectiva de la actual administración estadounidense, el déficit de Estados Unidos con Alemania es un alegato para demostrar prácticas injustas en el comercio. Esta visión no puede ser corroborada. Los aranceles en las importaciones de los productos industriales, en particular, están casi a la par en los Estados Unidos y en Europa, con un rango bajo. Sin duda, que no haya barreras en el comercio, juega un papel, aunque el análisis revela que no hay ningún desequilibrio. El comercio en productos de agricultura, sin embargo, está más regulado que los bienes industriales.

Hay muchas razones del desequilibrio comercial con Estados Unidos. Una de las razones es la especialización histórica de Alemania y su alta competitividad en los tradicionales bienes de capital. Otra de las razones es la temprana exposición al crecimiento internacional de las compañías alemanas fuera de su mercado doméstico, y por supuesto, en Estados Unidos. Por su parte, las compañías estadounidenses suelen estar más centradas en su mercado doméstico. Mientras que al mismo tiempo, muchas compañías industriales de Estados Unidos están poniendo fábricas fuera de Estados Unidos para cubrir los mercados de forma local.

Un vistazo del superávit de Alemania con Estados Unidos por sectores individuales, subraya la especialización de las compañías alemanas en bienes de capital. La industria automotriz, por ejemplo, está tomando el liderazgo, seguido de la ingeniería mecánica. En el cuarto puesto se encuentra la ingeniería eléctrica. Estos tres sectores, juntos, suman un superávit de alrededor de 42.000 millones de euros en 2017. El factor decisivo ha sido siempre el atractivo del producto para los consumidores al otro lado del Atlántico. En compensación, las compañías estadounidenses dominan en Europa y Alemania en numerosos servicios digitales, debido a la satisfacción de los clientes con estos productos y sus numerosas ventajas.

Muchas empresas españolas son proveedores de las empresas automovilísticas alemanas y por tanto una eventual imposición de aranceles como ha anunciado la actual administración estadounidense podría tener efecto sobre ellas. Estados Unidos es el segundo destino de las exportaciones españolas de equipos y componentes para la automoción, pero buena parte de estas últimas empresas tienen presencia en otros países que a su vez exportan a Estados Unidos, con lo que el impacto indirecto de los aranceles sería mayor… pero como algunas empresas automovilísticas también cuentan con plantas en el gigante norteamericano, podrían compensar el efecto aumentando su producción. De todos modos confiamos en la negociación y en que todos los países se den cuenta de las enormes ventajas del libre comercio.

 

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!