Estándares Internacionales, una oportunidad

Durante mis recientes vacaciones de verano he podido disfrutar de una actividad reglada por estándares a los que se adhieren los proveedores locales que prestan el servicio correspondiente.

La adhesión a estos estándares es una garantía para los usuarios del servicio ya que estos pueden esperar una calidad y un contenido similares en cualquier lugar del mundo. Más aún, estos estándares de calidad miden con estrellas la excelencia con la que estos proveedores locales prestan sus servicios siendo estas un elemento de diferenciación entre los competidores locales que, debido a las características de esta actividad, suelen tener sus locales abiertos al público situados muy cerca unos de los otros o incluso adyacentes.

En la sociedad actual en la que la movilidad del usuario final cuenta con una gran información literalmente en la palma de su mano es importante poder ofrecer garantías y tranquilidad antes incluso de que este cliente entre a nuestro establecimiento. Una vez dentro del establecimiento (virtual o físico) será nuestra capacidad de diferenciarnos en cuanto al contenido y profundidad de nuestra cartera de servicios lo que nos posibilite ser los elegidos a la hora de prestar el servicio. ¿Cuántas veces han visitado la web de varios proveedores locales antes de hacer una lista corta? ¿Cómo de importante es la tranquilidad y confianza que les generan a la hora de decidirse por unos u otros? No olviden que de los distintos órganos que nuestro cuerpo dedica a la toma de decisiones el estómago es importante. ¿Acaso no han descartado a un proveedor decidiendo en base a las sensaciones que el estómago genera a la hora de decidir?

Estas reflexiones surgidas como usuario de un servicio B2C son perfectamente extrapolables a una actividad B2B. ¿Cuantas veces les han preguntado en ferias y reuniones de trabajo por certificaciones y estándares técnicos que cumplen sus productos? Esta criba inicial es importante y si bien es cierto que el Made in Spain, nuestra Marca País, se asocia cada día más a productos punteros con un coste aquilatado sería imposible llegar a las últimas fases de concursos y negociaciones sin tener esta tarjeta de visita.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!