¿Exportar o no exportar?

Los datos del último informe mensual de comercio exterior de la Secretaría de Estado de Comercio, reflejan que el número de empresas españolas que exportaron por un valor igual o superior a 50.000 €, creció un 1,7 % durante el año 2014.  Pero el dato más positivo lo encontramos en el crecimiento del 11,4 % que han registrado las empresas que exportan regularmente en 2014 (empresas que han exportado durante el 2014 y durante los 3 años anteriores).

La pregunta es, ¿por qué hay empresas que han conseguido capear la crisis con éxito y conseguir un crecimiento notable en su resultado gracias a la exportación y otras han sido engullidas por la depresión económica que se ha vivido en los últimos años en nuestro país? ¿Se puede aprender de esas empresas? ¿Dónde están y a qué se dedican? ¿Influye esto en el éxito de una empresa exportadora?

Se han analizado los datos 37.000 empresas exportadoras que Iberinform ha entrevistado para identificar que tienen en común. En este sentido, aunque la mayor actividad se ubica en Barcelona, Madrid y Valencia, cabe destacar que los exportadores están bastante distribuidos por toda la geografía española, identificándose  una mayor  concentración  en las ciudades con costa.

Otro aspecto que condiciona mucho el nivel de actividad de los exportadores es la cercanía con la frontera. De hecho, las empresas extremeñas o gallegas tienen más cerca a sus clientes portugueses que a los de Barcelona o Valencia y eso se refleja en las cifras.  Portugal es uno de los 5 primeros destinos de las empresas españolas y tiene aproximadamente un 7% de la cuota de mercado de nuestras exportaciones.

En contra de lo que generalmente se piensa, la exportación no es algo que sólo las grandes empresas son capaces de hacer con éxito. La gran mayoría de las organizaciones que se han lanzado a exportar en los últimos años son microempresas o pequeñas empresas. La suma de los dos grupos suponen el 65% del total de empresas exportadoras analizadas.

Analizando los sectores de actividad, comprobamos que existen grandes diferencias en los niveles de exportación y que un porcentaje importante de las empresas analizadas se concentra en el sector servicios y el sector industrial.

Según el informe de la Secretaría de Estado de Comercio, en el primer trimestre de 2015, las empresas exportadoras regulares crecieron un 3 %, generando una facturación de 57.384,3 millones de euros. Este tipo de empresas concentró un 94,1 % de la exportación española de estos tres primeros meses de 2015.

Podemos concluir que las empresas que exportan son cada vez más, pero actualmente exportan muchas menos de las que podrían hacerlo. Factores como la localización geográfica  o el sector de actividad influyen a la hora de impulsar a una empresa a exportar. Pero lo más importante es contar con expertos que nos ayuden a dar este paso hacia el crecimiento y a evitarnos sorpresas. Ahora es el momento de crecer y explorar otros mercados.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!