Internacionalización y transformación digital

Para ser competitivos en un entorno global y conectado es necesario innovar. La transformación digital del negocio internacional supone innovar aplicando tecnología.

La transformación digital parece ser la tendencia inapelable, el tren que nadie puede perder. Algunos, como el vehemente Comisario Europeo de Economía y Sociedad Digital Günther Oettinger, han llegado a predecir que quien no se tome en serio la digitalización desaparecerá de la escena económica y del mundo del trabajo en un plazo de cinco a diez años.

En cuanto al desarrollo internacional de negocios, profesionales y empresas, la transformación digital supone mucho más que tener una web y una tienda online en diferentes idiomas. La búsqueda de nuevas oportunidades digitales va más allá de tener perfiles en redes sociales. La transformación digital ha de verse como una estrategia.

Pero, ¿qué es exactamente la Transformación Digital? Como suele ocurrir con los conceptos novedosos y multifactoriales, no tiene una definición unívoca ni inmediata. En todo caso, a diferencia de lo que muchos interpretan, va mucho más allá de una mera adopción de tecnología. No se trata, solamente, de incorporar un ERP para mejorar los sistemas de información financiera o un CRM para gestionar mejor los contactos con los clientes. Estamos hablando de una transformación radical en que toda la organización se deberá reinventar para adaptarse a los cambios profundos del entorno, o sucumbirá en el denominado darwinismo digital.

Algunos de estos cambios son ya una realidad. En el sector retail, por ejemplo, Amazon (con un Revenue per Employee >1,2M$) ha desalojado ya en Estados Unidos a los tradicionales operadores no digitales, que van a cerrar miles de tiendas en los próximos meses. Y estamos sólo al principio de las posibilidades que ofrecen la robótica, el internet de las cosas o la inteligencia artificial.

 

Para emprender el camino a la Transformación Digital una empresa tiene que modificar muchos de sus procesos y estructuras. Entre otros destacaríamos:

  • El conocimiento de sus clientes, en gran medida ya digitales, y su relación con ellos. Esto afecta a multitud de procesos relacionados, por ejemplo, con la captura de datos, segmentación y promoción; experiencia de compra; postventa y atención al cliente o fidelización entre otros.
  • La transformación del modelo de negocio. Se abren nuevas posibilidades para adoptar modelos habilitados por el uso de tecnologías digitales. Un ejemplo ya muy extendido es el cloud, que entre otras ventajas permite reducir costes y riesgos de IT y facilita los proyectos colaborativos. También adquieren aquí protagonismo metodologías hasta ahora propias de las StartUps, como el Design Thinking o Lean StartUp.
  • Cambios organizacionales profundos. La transformación digital es imposible en silos, tiene que ocurrir a todos los niveles y ser impulsada por una Dirección que la entienda y adopte como valor estratégico y promueva la adopción de competencias digitales en sus personas.

El reto es, si cabe, aún más exigente en organizaciones de servicios turísticos donde el producto tiene una componente intrínsecamente emocional, aunque son ya muchos los ejemplos de avances prácticos en nuestro propio país.

Hay una sólida base de empresas españolas consolidadas sobre modelos de conocimiento y gestión avanzada de clientes totalmente digital, como Atrapalo, Logitravel, eDreams o Smartvel entre otros.

También será interesante seguir la evolución de muchas de nuestras StartUps ya en fase de escalar sus modelos muy innovadores y netamente digitales, que tienen cada vez mayor presencia y respaldo financiero. España puede ofrecer muchas oportunidades a emprendedores turísticos digitales y ya se están conformando hubs específicos donde incubar y acelerar este tipo de proyectos, como AgoraNext (https://www.tecnohotelnews.com/2016/06/llega-el-primer-hub-tecnologico-de-startups-turisticas-a-espana/#).

También son importantes los esfuerzos que se están llevando a cabo en las infraestructuras, dispositivos y conectividad imprescindibles para hacer la digitalización posible. Tal es el caso de Paradores, con soluciones a medida basadas en el uso de tabletas o su decidida apuesta por las redes sociales. También destacaríamos casos de hoteles que ofrecen a sus clientes cobertura 4G en todas las habitaciones (Lopesan Baobab), experiencias de realidad aumentada (mirador digital del Hotel Royal Passeig de Gràcia) o medios de pago basados en wearables y moda (pulsera Ushuaia Ibiza).

Queda aún mucho camino por recorrer en este apasionante momento de cambio que seguro ofrecerá grandes oportunidades a quienes lo sepan enfocar adecuadamente.

 

Antonio Viader Farré Sobre el autor


Te informamos sin compromiso

¿Necesitas ayuda personalizada para internacionalizar tu negocio? Déjanos tus datos y nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

Hablemos