Invertir en el planeta, bueno para los beneficios empresariales

No es una novedad que el cambio climático y la sostenibilidad es un tema ‘de moda’ y presente en toda la sociedad. Es un reclamo de los consumidores en todos los ámbitos y en la relación con las empresas a las que consumen. Hasta ahora, las empresas habían tendido a pensar que para que ‘el planeta gane, los beneficios tienen que caer’. Con esta premisa, el equipo de analistas de Deutsche Bank ha realizado una investigación para ver la relación entre la inversión en sostenibilidad y los rendimientos en el mercado de renta variable. También, incluye un análisis de los hábitos de compra de los consumidores en los últimos 12 meses.

Los resultados del estudio han sido buenas noticias para los activistas del cambio climático: invertir en el planeta, es bueno para los beneficios empresariales, también.

Por ejemplo, las compañías que son objetos de noticias positivas sobre el cambio climático y realizan anuncios positivos en este sentido, han visto cómo la rentabilidad de sus acciones superaba al MSCI World Index en 0,8 puntos porcentuales por año, un rendimiento superior al 15%. Y, por el contrario, las noticias negativas sobre el cambio climático provocan que la acción pierda 0,3 puntos porcentuales respecto al Índice Mundial MSCI, un rendimiento inferior al 5%.

No todos los sectores ni todas las compañías reaccionan de la misma manera, las acciones más sensibles a las mejoras del flujo de noticias son las que pertenecen a los sectores de utilities, productos básicos de consumo e industrial. Por el contrario, las más sensibles ante un deterioro de las noticias y anuncios sobre el cambio climático en los últimos 12 meses fueron las pertenecientes a los sectores de tecnología, finanzas e inmobiliario.

Invertir en sostenibilidad y en productos que tengan que ver directamente con el cambio climático también es bueno desde el punto de vista del consumidor. En los últimos 12 meses, en Reino Unido, el número de personas que han comprado más productos de compañías que consideran comprometidas con el clima ha duplicado a las que no lo hacen. En Estados Unidos se aprecia un efecto similar (aunque más polarizado).

Al contrario de lo que se podía pensar, las personas con ingresos elevados no son necesariamente el mercado objetivo. En Estados Unidos, los grupos con rentas medias compran más los productos comprometidas con el clima. En Reino Unido sucede lo contrario y tienden a comprar más a medida que aumentan sus ingresos. Esto hace que el mercado al que podemos acceder, sea mucho mayor que el que se puede pensar originalmente.

Estos parámetros hacen llegar a la conclusión de que la sostenibilidad no es algo simplemente ‘bueno de tener’, es indispensable para la viabilidad futura de cualquier negocio.

Metodología del estudio

Para analizar el impacto en las acciones, los analistas de Deutsche Bank programaron sus plataformas de inteligencia artificial, α-DIG, para mapear los precios de las acciones de las compañías después de leer los cinco millones de páginas de comunicados lanzados por las 1.600 compañías de MSCI World durante las últimas dos décadas, junto con todos los artículos escritos sobre el Dow Jones.

Si quieres leer el estudio completo (en inglés): https://www.dbresearch.com/PROD/RPS_EN-PROD/PROD0000000000500285.pdf

 

Deutsche Bank

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!