La economía de Túnez se enfrenta con dificultad a su expansión económica

El último informe de Crédito y Caución revela que el crecimiento económico de Túnez en 2019 y 2020 continuará siendo insuficiente para reducir la elevada tasa de desempleo (15%). Las perspectivas a medio plazo de esta economía se están viendo afectadas por las tensiones sociales y los lentos progresos generados por las reformas económicas. La economía tunecina se enfrenta al gran desafío de una expansión económica, en un entorno de inseguridad.

La deuda pública de Túnez, que se incrementará hasta alcanzar el 80% del PIB en 2019, es muy vulnerable a las fluctuaciones de los tipos de cambio, el 65% está denominada en moneda extranjera. Por otro lado, el nivel de morosidad se mantiene elevado y el sector financiero, débil. A favor de su expansión económica, Túnez cuenta con el aumento del turismo, la disminución de la demanda de los principales socios comerciales en Europa, la desaceleración del crecimiento industrial, la escasez de las inversiones y el incremento de los precios del petróleo.

Hasta ahora, el programa implementado de reformas del Fondo Monetario Internacional está generando débiles resultados. La reforma de las instituciones públicas ineficientes y la contención de la masa salarial pública son algunos de los objetivos de la reforma fiscal. A nivel social, las primeras medidas de austeridad han generado protestas públicas y una fuerte resistencia sindical, lo que perturba las operaciones comerciales e influyen en el clima de inversión.

Además, la situación de la seguridad en el país continúa siendo tensa y el riesgo de atentados terroristas, elevado. Cualquier desembolso no realizado por el Fondo Monetario podría tener un gran impacto, ya que Túnez depende en gran medida de la ayuda internacional para financiar sus déficits.

 

Crédito y Caución

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!