La ESG, una oportunidad para un mundo más sostenible

El mundo se encuentra en un punto de inflexión. Tanto las personas, como las empresas y los bancos, tenemos que inclinarnos hacia realizar un cambio positivo que contribuya a un mundo más sostenible. Por ello, los criterios ESG (Medioambiental, Social y de Gobernanza), tendrán cada vez más peso en las actuaciones que realicemos.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030 han marcado una hoja de ruta a la que todos tenemos que aspirar. En Deutsche Bank, por ejemplo, nos hemos fijado el objetivo de tener 200.000 millones de euros en finanzas sostenibles (inversiones y financiación) para el año 2023.

En este contexto, el banco se ha fijado el objetivo de ayudar a los clientes a acelerar sus propios procesos de transformación. Por lo tanto, planea diseñar planes creíbles con empresas que enfrentan desafíos complejos en sostenibilidad. A medio plazo, este será el requisito previo para la colaboración continua entre el banco y sus clientes. Por ejemplo, se están ya definiendo contratos marco que permiten que las empresas se beneficien, por ejemplo, de una bonificación en el tipo interés de su financiación, o de mejores condiciones en las comisiones de riesgo de las líneas de avales que tengan concedidas a medida que alcanzan ciertos marcadores ESG.

En el ámbito de la inversión, tanto de clientes particulares como de empresas, estos criterios son ya un factor más a tener en cuenta en el momento de seleccionar inversiones y financiación. Así lo muestra la última encuesta de Biodiversidad realizada por Deutsche Bank, ya que el 57 % de los encuestados cree, tras la Covid-19, que sus inversiones deben tener un impacto positivo en el mundo. Esto es incluso más relevante entre los encuestados españoles: cerca de un 80% considera que es necesario invertir con criterios ESG y se le da más importancia a la gobernanza que en otras partes del mundo.

En la realización de proyectos internacionales, hay muchas maneras de aplicar estos criterios. Desde Deutsche Bank se han realizado un sinfín de financiaciones para el desarrollo de infraestructuras (como la canalizaciones y potabilizaciones de agua, construcción de carreteras y puentes, construcción de escuelas, electrificación de zonas rurales) en países en desarrollo, relacionados directamente con el factor ‘S’. Un ejemplo de ello, es una reciente operación que ha ganado el premio ‘Sustainable Deal of the Year Award’ de Deutsche Bank. Se trata de la construcción de un  Hospital de Maternidad en Córdoba, Argentina, realizado por una empresa constructora española. Gracias a este proyecto, Más de 600.000 familias, tendrán acceso a una mejor atención médica.

En Deutsche Bank estamos convencidos de que esto no es una ‘moda pasajera’ y que los criterios ESG están para tratar de solucionar la problemática global en esta materia. Han adquirido un gran protagonismo y se consideran cada vez más relevantes, en todas las actuaciones y, también, en los criterios de financiación para la exportación. Las conferencias e iniciativas globales están a la vanguardia de su desarrollo, pero en última instancia, toda toma de decisiones tendrá que considerar cuestiones de sostenibilidad.

 

El compromiso de Deutsche Bank con la sostenibilidad viene de lejos. En el año 2000, nos comprometimos con los Diez Principios del Pacto Mundial de la ONU como uno de los primeros signatarios, y somos miembros de la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI). Como subscriptor de los Principios de banca responsable de las Naciones Unidas, así como de sus Principios de inversión responsable, el banco está comprometido con las prácticas de banca de inversión responsables.

Conoce más sobre las políticas ESG de Deutsche Bank aquí

 

 

 

Deutsche Bank

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!