La evolución de la deuda del sector privado en Estados Unidos y China podría agravar los efectos de la guerra comercial

Crédito y Caución asegura que la disputa comercial entre Estados Unidos y China podría afectar negativamente a sus economías. La deuda privada de las familias y empresas es un canal clave a través del cual podrían incrementarse los costes económicos de una escalada en la guerra comercial.

Mientras que la deuda privada de Estados Unidos se ha estabilizado en torno al 148%, la deuda corporativa se ha incrementado hasta alcanzar el 73% del PIB en 2018, cerca de su punto máximo anterior a la crisis. Sin embargo, continúa siendo uno de los ratios más bajos de las economías avanzadas. A pesar de ello, Crédito y Caución subraya un aumento de la preocupación por la calidad de la deuda de las empresas estadounidenses y el debilitamiento de las normas de suscripción.

 

Las empresas norteamericanas podrían tener problemas crediticios a causa del aumento de los tipos de interés o la caída de los beneficios empresariales. Dada la política monetaria de la Reserva Federal, la caída de beneficios propiciada por la escalada de las tensiones comerciales es la amenaza principal a la que se exponen los riesgos de crédito. A pesar de que la economía en Estados Unidos goza de un largo período de expansión, los beneficios empresariales disminuyeron durante el primer trimestre del año. Los sectores más expuestos a esta caída son los de servicios públicos e inmobiliarios.

 

Por otro lado, en China la deuda privada alcanzó el 203% del PIB en 2018. Al contrario que en Estados Unidos, la deuda de los hogares se ha multiplicado por tres, pasando del 19% del PIB antes de la crisis al 51% del PIB en 2018. El aumento del ingreso disponible también crece a gran velocidad, pasando del 30% de 2007 al 120% actual. Con un 80% de la deuda familiar financiada a tipos variables, los hogares chinos se encuentran en una situación vulnerable ante las posibles oscilaciones del ciclo económico.

 

Al mismo tiempo, el sector empresarial chino ha comenzado a desapalancarse, lo que incrementa el riesgo de aterrizaje forzoso de la economía china. La deuda de las empresas chinas es la segunda más alta de los mercados emergentes, aunque el 95% de la deuda corporativa china está denominada en moneda local, lo que reduce su vulnerabilidad al riesgo de tipo de cambio. A pesar de ello, Crédito y Caución subraya un aumento de la preocupación por el deterioro de la calidad crediticia de las empresas. Los sectores más vulnerables son sectores con exceso de capacidad, los más endeudados y los afectados por la guerra comercial con Estados Unidos.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!