La exportación en Rusia decae debido a la recesión económica

El panorama exterior ruso está sufriendo severamente: los datos oficiales muestran una caída del 37% de las importaciones y del 26% de las exportaciones debido en gran medida a las sanciones rusas a la importación de alimentos y productos agrícolas, que han hecho mella en el sector alimentario especialmente en productos como el pescado, la carne y los lácteos.

La combinación de descenso de la demanda interna y externa, deterioro de los precios, altos riesgos monetarios y aumento de los costes del capital ha generado problemas a todos los actores de la industria pesada y la construcción, incluidas las empresas nacionales de petróleo y gas. La principal preocupación se centra en grandes empresas fuertemente endeudadas de sectores como el metalúrgico, la minería, la construcción, las infraestructuras, los transportes, o la producción de maquinaria e ingeniería.

No obstante, lo que es negativo para el comercio exterior, ha resultado ser positivo para algunos de los principales holdings agrícolas rusos, que han conseguido crecer en los últimos 12 meses gracias a las oportunidades que ofrece el proteccionismo estatal. El sector de la distribución ha continuado su expansión y no se ha visto afectado por las sanciones.

Pero a pesar de que la situación que atraviesa el comercio exterior no sea, con mucho, la idónea, la profundidad de la recesión rusa ha sido menos severa de lo esperado. Las previsiones de consenso difundidas por Crédito y Caución, la aseguradora líder del seguro de crédito interior y a la exportación en España, rebajan la caída del PIB en 2015 al 3,5%, ocho décimas menos que en febrero. De acuerdo con las previsiones actuales, la economía rusa volverá a crecer un 0,5% en 2016.

El rublo también se ha recuperado significativamente desde su caída del 42% frente al dólar norteamericano a finales de 2014. El precio del petróleo se ha fortalecido y se han reducido las salidas de capital debido a la reestructuración del calendario de devolución de la deuda. La apreciación del rublo, la recesión y las medidas de austeridad tomadas por la Administración para frenar el gasto público han reducido la presión sobre la inflación, que se situará en el entorno del 7% en 2016.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!