La exportación marca la recuperación en América del Sur

Brasil, Chile o Argentina presentan una evolución económica favorable, en parte, gracias al impulso de las exportaciones. Sin embargo, el último informe de Crédito y Caución alerta de un posible deterioro de estas economías debido a la evolución de las políticas proteccionistas y a los aranceles adicionales a la importación por parte de Estados Unidos.

Brasil ha dejado atrás un periodo de fuerte recesión gracias al impulso de las exportaciones, que registran un importante aumento, y a un repunte en el consumo privado. Según los analistas de Crédito y Caución, en 2018 y 2019 la expansión del PIB de Brasil se situará por encima del 2,5%. La aseguradora de crédito también prevé una disminución en 2018 de las insolvencias empresariales. Las políticas orientadas a mejorar las finanzas públicas, la productividad y el sentimiento de las inversoras han respaldado esta recuperación, sin embargo, el panorama económico aún plantea grandes desafíos, debido a la fragilidad del entorno institucional, la tasa de alto desempleo o el déficit fiscal. Además, la deuda corporativa en alza ha impulsado el apalancamiento en moneda extranjera hasta situarse cerca del 60% del total. De cara al futuro, Crédito y Caución prevé que la deuda pública brasileña supere el 80% del PIB.

En Chile, la economía continúa dependiendo en gran medida de las exportaciones de cobre, que suponen más del 40% de los ingresos totales en exportación y el 10% del PIB del país. Los posibles riesgos comerciales se han visto mitigados por la diversificación de los destinos de exportación y por la disminución de la dependencia de esta materia para los ingresos públicos. En Chile, el sector servicios supone más del 60% del PIB y el entorno empresarial se posiciona como uno de los mejores de la región, además, la Administración estimula la inversión extranjera. El acceso favorable de las empresas locales al capital extranjero y nacional reduce los riesgos de refinanciación.

La economía argentina se recupera impulsada por las exportaciones, las inversiones y la demanda de los consumidores. Sin embargo, se trata de una economía vulnerable, debido al incumplimiento de la deuda, la alta dependencia de los productos básicos, la debilidad institucional y las finanzas públicas.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!