La UE protege a sus empresas de las sanciones de EEUU contra Irán.

La UE protege a sus empresas de las sanciones contra Irán

La Unión Europea acaba de adoptar el denominado estatuto de bloqueo para paliar las repercusiones de las sanciones de Estados Unidos contra Irán en los intereses de las empresas europeas que mantienen negocios con compañías iraníes.

El 6 de agosto finalizaba el periodo transitorio de 90 días que el gobierno de Estados Unidos había establecido para la reactivación del primer paquete de sanciones secundarias contra Irán. Como respuesta, la Unión Europea activaba el 7 de agosto el estatuto de bloqueo, que exime a las empresas de la UE de cumplir con la legislación norteamericana, al no reconocer los efectos extraterritoriales de las sanciones estadounidenses.

La actualización del estatuto de bloqueo forma parte del apoyo de la Unión Europea a la aplicación del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), esto es, el acuerdo nuclear con Irán. Este acuerdo supone, entre otras cosas, el mantenimiento de las relaciones económicas y comerciales entre la UE e Irán, que se normalizaron al suprimirse las sanciones en materia nuclear a raíz del PAIC.

El estatuto de bloqueo permite a los operadores de la UE reclamar compensaciones por daños y perjuicios como consecuencia de las sanciones de los Estados Unidos. Al mismo tiempo, anula el efecto en la UE de las resoluciones extranjeras basadas en estas sanciones. Asimismo, exime a las empresas europeas de cumplir esas sanciones, salvo si la Comisión Europea las autoriza excepcionalmente, en caso de que su incumplimiento vaya en detrimento de los intereses de dichas personas o de los intereses de la Unión.

Sanciones de EEUU

En mayo pasado, el presidente Donald Trump decidió retirar a los Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán y restablecer todas las sanciones antes levantadas en virtud de ese acuerdo. Una parte de ellas entraron en vigor el 6 de agosto a través de una orden ejecutiva firmada por Trump con el objetivo de “aplicar presión financiera sobre el régimen iraní en la búsqueda de una solución integral y duradera a toda la gama de amenazas planteadas por Irán”. En ella se reimponen sanciones que penalizan la compra de dólares estadounidenses o metales preciosos por parte del Gobierno de Teherán. También se castigan los negocios con los sectores de la energía, el transporte, la construcción naval y la automoción de Irán, así como con operadores portuarios iraníes.

Otra parte de las sanciones se implementará a partir del 4 de noviembre. Entre ellas, la prohibición de comercializar con petróleo procedente de Irán, y de realizar transacciones financieras y prestar apoyo material y tecnológico a, entre otras entidades, la Compañía Petrolera Nacional Iraní o el Banco Central de Irán.

Compromiso de Europa con el acuerdo nuclear

Desde la Unión Europea se ha lamentado este restablecimiento de sanciones contra Irán. Así lo ha expresado la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, en una declaración conjunta con los titulares de Exteriores de Francia, Alemania, y el Reino Unido. “Lamentamos profundamente la reinstauración de las sanciones por parte de EEUU debido a su retirada del Plan de Acción Integral Conjunto. El PAIC está funcionando y cumpliendo su objetivo, que es garantizar que el programa iraní siga siendo exclusivamente pacífico, según lo confirmado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en 11 informes consecutivos”, ha señalado Mogherini.

La Unión Europea se ha mostrado comprometida con la aplicación continuada, plena y efectiva del PAIC siempre y cuando Irán observe también sus compromisos en materia nuclear. El levantamiento de las sanciones en materia nuclear a efectos de la normalización de las relaciones económicas y comerciales con Irán constituye un elemento esencial de este acuerdo.

Además del estatuto de bloqueo, la UE ha informado de que está trabajando en otras medidas concretas dirigidas a sostener la cooperación con Irán en sectores económicos fundamentales, y en particular en materia de banca y finanzas, comercio e inversión, hidrocarburos y transporte.

Comercio bilateral España-Irán

En el caso particular de España, históricamente la balanza comercial con Irán ha sido siempre desfavorable debido al gran peso que en nuestras importaciones tiene el capítulo de petróleo y sus derivados. En el año 2011, antes de las sanciones, nuestras exportaciones ascendieron a 655 millones de euros y nuestras compras a 4.025 millones de euros. Durante los años de aplicación de las sanciones, el comercio bilateral se redujo; sin embargo, tras el levantamiento de los castigos en 2016, el comercio con el país persa se ha visto incrementado. Así, en 2017 las exportaciones crecieron un 17% con respecto a 2016, alcanzando un valor de 440,3 millones de euros. Las importaciones lo hicieron mucho más, un 71%, hasta los 1.543 millones de euros. De este modo, la tasa de cobertura se situó en el 28,52%.

Son 2.216 las empresas españolas que hicieron negocios el año pasado con Irán; principalmente del sector de materias primas, bienes de equipo y productos industriales (1.522 compañías), pero también de bienes de consumo (519 empresas), agroalimentarias (163 empresas) y de bebidas (12 sociedades).

Con datos de 2016, España era el sexto proveedor de Irán entre los países miembros de la UE, aportando el 4% del total de las exportaciones, y su tercer cliente, recibiendo el 16% de las ventas de Irán a la UE. En ese mismo año, Irán era nuestro séptimo cliente de Oriente Medio (4,3% del total de ventas) y nuestro tercer proveedor de Oriente medio (13% del total).

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!