Las exportaciones ralentizan las economías en Sudamérica

Las exportaciones muestran debilidades en Sudamérica. Esto ha provocado que  las economías latinoamericanas  experimenten signos de inestabilidad. Además, otros factores como los escándalos de corrupción, la desigualdad social, la excesiva burocracia, el bajo nivel educativo o las necesarias reformas estructurales están presentes en estos mercados, según un informe difundido por la aseguradora Crédito y Caución.

Argentina es una de las zonas donde más riesgos se acentúan. Tras eliminar los impuestos a la exportación de productos agrícolas y liberar el tipo de cambio del peso, este país ha aumentado la competitividad de las exportaciones. Asimismo, la inflación se ha disparado y se prevé que llegue al 35% en 2016. A pesar de la puesta en marcha de una serie de reformas, el crecimiento económico argentino sigue siendo frágil hoy en día.

Haciendo hincapié en Chile, su principal vía de ingresos son las exportaciones de cobre, las cuales representan tanto el 50% del total de las exportaciones como el 10% del PIB. No obstante, el crecimiento de su economía se ralentiza desde 2014 tras el fin del boom de las materias primas y del debilitamiento de la demanda interna, dañando no solo a la inversión, sino también al consumo. Mientras tanto, el gasto público chileno asciende de forma considerable.

La bajada de los precios del carbón y petróleo en Colombia, que suponen el 80% de las exportaciones de la región, ha causado que su crecimiento se desacelerara en 2015. Aunque se prevé un progreso económico importante, este mercado todavía tiene que hacer frente a los elevados índices de desigualdad y pobreza, principalmente, en las áreas rurales.

Por su parte, la estructura económica peruana también es inestable. En la actualidad, Perú depende, sobre todo, de los minerales (oro, cobre, petróleo y gas, entre otros), que representan más del 60% de las exportaciones. Como consecuencia del declive de los precios, su PIB no mejora desde 2014. Los grandes niveles de desigualdad y conflictividad social también achacan a esta zona latinoamericana.

En medio de este panorama, Brasil es otro de los países de Sudamérica con más riesgos concentrados. Su crecimiento económico es delicado, pues la debilidad de la demanda y la bajada de los precios de las materias primas están presentes. Pero sin duda alguna, los escándalos de corrupción son su verdadero problema.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!