Las oportunidades de exportación en Europa del Este

Las empresas españolas destinan el 7,7% de sus exportaciones a 8 mercados de Europa del Este: Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria.

Según Crédito y Caución, líder del seguro de crédito interior y a la exportación en España, estos países acelerarán su crecimiento en 2017 y 2018.

El consumo privado, el empleo, los salarios, el aumento de las inversiones y las transferencias sociales, son los principales elementos que sitúan el crecimiento de Polonia por encima del 3%, un mercado que supone el 1,9% de la exportación española. En el otro lado de la balanza de la estabilidad del país eslavo, encontramos la situación provocada por el Brexit, que afectaría seguramente a los fondos estructurales, los cuales desempeñan un papel importante en la economía de Polonia. Además, Reino Unido es el segundo destino de la exportación polaca y las remesas anuales ascienden a 4.000 millones de euros.

La República Checa y Eslovaquia crecerían al mismo ritmo que Polonia, alrededor del 3%, y las dos suponen un 0,9% y un 0,4% de la exportación española respectivamente, debido a factores como el repunte de la inversión, el dinamismo de las exportaciones y un sólido consumo privado.

Por su parte, Rumanía es una de las economías más fuertes de la región, con unas perspectivas de crecimiento superiores al resto de países vecinos – en el entorno del 4% -, comprendiendo el 0,8% de la exportación española. No obstante, a pesar de las noticias positivas para la economía del país centro europeo, no hay que perder de vista que la deuda externa es relativamente alta –en torno al 70% del PIB-  y la moneda está sujeta a cierta volatilidad. La República Checa (0,9% de la exportación española), Eslovaquia (0,4% de la exportación española) y Bulgaria (0,5% de la exportación española) crecerán en torno al 3%.

En Hungría se espera un crecimiento aproximado del 3,5%, con un PIB por encima del 3%. La otra cara de la moneda de la economía magiar es su elevado nivel de deuda externa (cercana al 100% del PIB), cuya gran parte está formada por moneda extranjera.

Finalmente, debido al repunte de los precios del petróleo, el PIB de Rusia (0,7% de la exportación española) crecerá un 1,5%, con unas perspectivas económicas moderadas a largo plazo. La debilidad de las infraestructuras de transporte, la falta de competitividad en los mercados de bienes y servicios y las sanciones internacionales impuestas por la Unión Europea y Estados Unidos son los principales lastres que pesan sobre el país eslavo.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!