El mundo tras el Brexit: ¿Mucho ruido y pocas nueces… o “Much ado about nothing”?

Mucho se ha hablado y escrito sobre el tema del Brexit y sus efectos en el Reino Unido, pero ¿cómo y cuánto afectará a los otros países? Compartimos con los lectores de Jump! las reflexiones de los economistas de Deutsche Bank Securities sobre esto, para que ayude a nuestras Pymes a estar más informadas a la hora de tomar la decisión de exportar o no a algún país.

Pensando como el Brexit afecta a otros países además del Reino Unido, esperamos que la inhibición de la demanda creada por esta incertidumbre será proporcional a la importancia del comercio entre cada país y el Reino Unido. Mientras que la Unión Europea acapara el 44% de las exportaciones de mercancías del Reino Unido, este país representa solo un 7% de las exportaciones de los países de la Unión Europea. Por tanto, el impacto en la zona Euro debería ser mucho menos serio que el impacto en la economía británica. No debería sorprender que aunque hemos bajado nuestras predicciones para el crecimiento del PIB en 2016 y 2017 del Reino Unido en un 0,2% y 1,2% respectivamente, hemos reducido los de la Eurozona en solo un 0,1% y 0,4%.

Entre los 27 países miembros de la Unión Europea creemos que la distribución de las pérdidas económicas por el Brexit afectará más a estos países: Bélgica, Holanda, Irlanda y también (aunque no esté en la Unión Europea) Noruega, porque sus exportaciones al Reino Unido son las mayores en relación a su PIB.

Más allá de las economías de la UE, los lazos comerciales con el Reino Unido son sorprendentemente modestos. Es la quinta economía más grande del mundo, pero esto significa que es del orden de Brasil o Indonesia –o California si hablamos de la perspectiva americana- y como no pensamos en un problema de crecimiento en California como desencadenante de problemas globales, no nos sorprendería que el Brexit no tuviera efectos dramáticos más allá del Reino Unido y algunos otros países europeos. La posición dominante del Reino Unido en el comercio mundial es ya historia antigua.

Si el resultado de las negociaciones de salida es un incremento de los aranceles y barreras al comercio entre el Reino Unido y la Unión Europea, los costes de transición serán peores de lo asumido y podría haber algunas compañías que se localicen allí para evitar estos problemas. Las barreras comerciales pueden reducir el crecimiento de todas las economías, pero de nuevo pensamos que estas pérdidas permanentes serán proporcionales al tamaño de las relaciones comerciales: un mayor impacto en Reino Unido que en la mayoría de los países de la UE e incluso menos en economías fuera de la UE.

A largo plazo, sin embargo (nos referimos a algo del orden de 5 años o más) es difícil poder evidenciar un efecto duradero del Brexit incluso en la economía británica. Las empresas y las economías domésticas se adaptan al cambio de entorno institucional y una vez las empresas hayan ajustado sus inversiones, el crecimiento de la economía del Reino Unido no será muy diferente del actual.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!