Noviembre empieza con fuerzas

Todas las empresas exportadoras o que tienen la intención de comenzar a internacionalizarse, tienen las miradas puestas en los mercados internacionales y su comportamiento. Además, últimamente el foco también se extiende a la guerra comercial y al proteccionismo que están viviendo algunos países. Desde Deutsche Bank se hace un repaso de los principales factores económicos a comienzos del mes, que han tenido algunos avances significativos en el arranque de noviembre.

A pesar del mal comportamiento del S&P de octubre (ha cerrado con la peor bajada desde septiembre del 2011), el mes de noviembre ha comenzado con fuerza en los mercados, sobre todo en Estados Unidos.

Los analistas de Deutsche Bank considera que se ha experimentado una leve mejora en la tensión comercial, la primera semana de noviembre ha visto un respiro en la guerra comercial después de las palabras conciliadoras de Trump y el presidente Xi sobre futuras negociaciones y la reunión en persona entre ambos presidentes a cierre de noviembre en la próxima cumbre del G20. Esto permite por fin cambiar el sentimiento de los inversores. Según los mandatarios, los equipos negociadores de ambos países han incrementado sus contactos y tratan de alcanzar un acuerdo que sea satisfactorio para las dos partes en relación a la guerra comercial. Y representa, también, buenas noticias para las empresas exportadoras en todo el mundo. No obstante, hay que recordar que Bloomberg reportaba que la Administración estadounidense estaba estudiando imponer nuevos aranceles sobre los restantes 257.000 millones de dólares de productos importados desde China.

En relación a los datos económicos, de los que siempre tenemos que estar pendientes en un mundo globalizado, hay una fuerte divergencia entre Estados Unidos y Europa. En el país americano se ha conocido el dato de empleo de octubre y la creación del mismo ha sido muy por encima de lo esperado: más de 250 mil empleos, con una tasa de paro que cae hasta el 3,7%. En cuanto a los salarios, aunque mensualmente se modera su subida, la tasa anual escala al 3,1%, algo no visto desde el año 2009. Además, el dato de confianza de los consumidores es el más alto desde hace 18 años, y el dato de confianza industrial ISM se mantiene en niveles muy por encima de la barrera de 50 (57,7 puntos).

En contraste, en la Eurozona vemos unas cifras de confianza empresarial PMI más bajos de lo que se esperaba, y los datos de crecimiento del PIB también han sido inferiores este trimestre, situándose en 1,7% frente al 2,1 del segundo trimestre. Tendremos que esperar a ver la evolución de estas cifras para ver cómo puede afectar en las decisiones de inversión y de exportación de las empresas y particulares.

Más información en el Informe Semanal de Deutsche Bank

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!