Pymes: Cómo Crecer a Través de la Exportación

Tradicionalmente se ha asociado la exportación empresarial a grandes organizaciones, quienes se presupone tienen mayor capacidad de afrontar los restos de una internacionalización: equipos de gestión más cualificados, más facilidad para acceder a la financiación de nuevos proyectos, etc.

Sin embargo, los datos muestran una realidad diferente en algunos casos. Hay 704 empresas que han sabido encontrar la forma de crecer en el contexto económico más adverso para la economía española de las últimas décadas, son las llamadas empresas gacela, aquellas que consiguieron incrementos de facturación superiores al 20% anual en los últimos tres años. Lo llamativo de este segmento es que un significativo 24% son exportadores habituales, y un 87% de las mismas son pymes.

Perfil de empresa exportadora española con éxito

Este estudio de Iberinform debe animar a otras pequeñas y medianas empresas españolas a valorar la posibilidad de comercializar sus productos y servicios fuera de nuestras fronteras. De hecho, las estadísticas reflejan que el perfil habitual de una empresa exportadora con alto crecimiento es precisamente una pyme, con menos de 50 empleados y situada fuera de las grandes ciudades.

En este sentido, no es de extrañar que sean precisamente estas pymes quienes lideren este crecimiento de la exportación, propiciado en la mayoría de las ocasiones por tres razones fundamentales:

Facilidad de acceso a soluciones para exportar: Los distintos proveedores necesarios para internacionalizar nuestra empresa son cada vez más accesibles en términos de complejidad y coste.

Alcance global: a menudo, los nuevos negocios suelen ser páginas web con comercio electrónico donde no se ponen barreras en la entrega de los productos. De hecho, un 29% de las empresas gacela exportadoras se hayan creado con posterioridad al año 2005.

Información sobre los mercados y empresas de destino: tradicionalmente la exportación requería de un alto conocimiento del terreno, que incluía visitas continuadas al país de destino para analizar el mercado, identificar y estudiar la solvencia de los clientes …, pero ahora tenemos múltiples y ricas fuentes de información que nos ayudan a conocer muy bien el país antes de empezar a exportar.

En definitiva, la mayoría de estudios y estadísticas vienen a reflejar que la exportación no es sólo una de las principales vías de crecimiento empresarial, sino que está cada vez más asociada al grueso de nuestra economía, esto es, las pequeñas y medianas empresas españolas.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!