#TrumpAnniversary, balance económico de su primer año

Donald Trump acaba de cumplir su primer año como Presidente de los Estados Unidos y si bien hubo mucha incertidumbre al momento de su elección al ser un candidato no tradicional, todo indica que, a nivel económico, este ha sido un buen año, con resultados que han superado las expectativas.

 

Algunos indicadores clave que reflejan los resultados de este primer año:

 

Con respecto al crecimiento económico, el PIB de Estados Unidos ha crecido de forma consecutiva por encima del 3%, algo que no sucedía desde el segundo trimestre de 2014.

 

La confianza del consumidor y del sector empresarial han llegado a sus niveles más altos desde el año 2000 y 2003 respectivamente.

 

El índice de volatilidad (VIX), ha tocado mínimos record, registrando un descenso del 3% en el índice Standard & Poors 500 (S&P 500), el índice más representativo de la situación real del mercado estadounidense.

 

En relación a la renta variable, las acciones se han disparado, creando más de 26 billones de dólares en riqueza desde el día de las elecciones. Para ser específicos, el S&P 500 se ha recuperado un 21%, la cuarta recuperación más fuerte de los últimos catorce presidentes en el primer año de su presidencia. Solo los primeros años de Roosevelt (35%), Kennedy (29%) y H.W. Bush (23%) han sido más fuertes.

 

No todo, sin embargo, es de color de rosa. Aunque se han logrado reformas legislativas pequeñas, reformas importantes como la esperada reducción de impuestos tanto para particulares como para empresas, aún no han podido darse. Dicha reforma fiscal ha iniciado su discusión en las dos Cámaras del Congreso (la Cámara de Representantes y el Senado) en este mes de noviembre, y en el mejor de los casos, podría verse aprobada a principios del próximo año. Su impacto en el crecimiento a largo plazo sería muy positivo, pero de no aprobarse estos recortes fiscales, el panorama económico previsto podría cambiar considerablemente.

 

En Deutsche Bank, tenemos una previsión del crecimiento del PIB estados Unidos del 2.3% para 2018, esta tendría que ajustarse en caso de no aprobarse los recortes fiscales, ya que la previsión incluye el aumento del gasto debido al recorte de impuestos. Además nuestra tesis de un dólar fuerte se basa en el dinero que fluye de corporaciones a Estados Unidos como resultado de la repatriación.

 

Sobre las tasas de interés, se espera que la rentabilidad del bono del Tesoro a 10 años aumente hasta un 2,60% en los próximos 12 meses a medida que se acelere el crecimiento económico y se financie el déficit estimado de $ 1.5 billones. No hay que olvidar tampoco la senda alcista de tipos de interés que ya inició la Fed hace dos años, y que seguirá a lo largo de los próximos meses. En cuanto a la renta variable, esperamos tasa de crecimiento de las ganancias de 2018 S&P 500 del 11%, lo que permitiría mantener el buen comportamiento del mercado bursátil en los próximos meses, pese a que las valoraciones están sin duda en niveles exigentes. Cualquier retraso o falla podría generar volatilidad a la baja.

 

Además, pese al positivo balance económico, Trump se enfrenta a varios factores que dificultan su estancia en la Casa Blanca, incluso dentro de su propio partido. Sus constantes polémicas y políticas sociales controvertidas le han llevado a un nivel de aceptación bajísimo (del 38%), a lo que se le suma su fracaso político de realizar una reforma tributaria, así como otras ‘promesas de campaña’ no realizadas.

 

Solamente el tiempo dirá el papel que ha jugado Trump en la historia de los Estados Unidos en el largo plazo, en términos económicos, parece que ha sido un mejor año de lo que se podría esperar.

Rosa Duce Sobre el autor


Te informamos sin compromiso

¿Necesitas ayuda personalizada para internacionalizar tu negocio? Déjanos tus datos y nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

Hablemos