Una adecuada herramienta de gestión empresarial es un factor clave en el desarrollo internacional de las empresas

Entre las tareas de los Directores Financieros, una de las tareas más importantes es velar con el máximo mimo que los recursos de la empresa sean lo más eficientes posible para alcanzar el mayor beneficio para la compañía.

Esta labor se facilita exponencialmente gracias a la utilización de herramientas de gestión empresarial que contribuyen a que, además, puedan reinventarse y encontrar nuevas posibilidades de rentabilidad. Estas herramientas favorecen a incrementar las capacidades en las cadenas de valor y a generar mejores resultados.

El desarrollo de una estrategia internacional a largo plazo es una de las opciones más instauradas hoy en día por casi todos los sectores económicos para alcanzar nuevos mercados y obtener mayores ganancias. Esto implica que las soluciones de gestión empresarial tienen que cumplir con los requisitos y limitaciones que plantea este enfoque.

¿Qué es lo más importante?

Los Directores Financieros, conjuntamente con el área de IT de las empresas, identifican de manera conjunta, muy claramente sus necesidades tecnológicas para poner en marcha los planes de crecimiento; lo que los convierte en un Tándem a la hora de tomar decisiones al respecto. Toman en cuenta una serie de factores: opciones y riesgos tecnológicos, capacidad de respuesta, adaptación a los requerimientos y organización de la empresa; pero entre los más relevantes para detectar la mejor solución de gestión, tienen muy presentes cuales son las herramientas de predicción e información en tiempo real, con una visión completa del negocio y la mayor salud financiera que estas soluciones puedan aportar: “Hacerlo mejor con menos” es el criterio de selección.

Como parte de la expansión internacional, la solución de gestión empresarial debe cumplir con los requisitos reglamentarios de los países de destino (requisitos legales, reglamentos, normas…) y al mismo tiempo satisfacer las necesidades de información y de control de la empresa.

El siguiente paso consiste en implementar las herramientas de gestión y métodos de funcionamiento adecuados a los requisitos legales, reglamentarios y normativos locales. Por ejemplo, las empresas deben asegurarse que los productos exportados cumplen con las leyes locales. También deben considerar aspectos logísticos como la gestión de aduanas, almacenaje y transporte de sus mercancías a un país extranjero.

CheckList
  • Confianza en herramientas flexibles: el sistema de información no sólo debe satisfacer las necesidades de despliegue internacional de la empresa, sino también que puedan modelar estructuras complejas gracias a la capacidad multidimensional de sus sistemas aun cuando sean empresas con varias filiales.
  • Adaptación al marco regulatorio: las herramientas deben ser capaces de adaptarse a las nuevas regulaciones (SEPA, IVA, etc.) y cumplir con los requisitos fiscales locales.
  • Implementación de tecnologías de gestión del rendimiento: es importante seleccionar la mejor solución en términos de gestión del rendimiento: gestión de tesorería, inteligencia empresarial, gestión de riesgos financieros, herramientas de cash pooling, automatización.
  • La elección de la herramienta de gestión dependerá del nivel de interdependencia de las distintas filiales, sobre todo para todos los flujos físicos y financieros, y del grado de autonomía de gestión asignado a las filiales.
  • Las soluciones integradas serán las más adecuadas para cubrir las necesidades de gestión de las organizaciones más globales. A través de estos sistemas integrales será posible automatizar todos sus procesos de gestión. Sin embargo, el sistema de gestión empresarial elegido debe incluir todos los requisitos locales (monedas, idiomas, reglamentos, gestión tributaria, etc.).

Cada empresa tendrá diferentes necesidades de gestión en función al sector al que pertenezca o bien a su modelo de negocio, por lo que hay que buscar la opción más adecuada y la mejor relación precio/beneficio, teniendo en cuenta el nivel de servicio de la empresa implantadora del sistema de gestión.

¿Quieres expandir tu empresa a otros mercados?

Exporta con JUMP!